Buscar
  • Borja

CORREDOR INSERSO

Actualizado: mar 10

FICHA DEL CORREDOR:

Desnivel: 500m de corredor

Horario: unas 2h y media de aproximación, y entre 3 y 5h de corredor

Material: piolets, crampones, 2 cuerdas de 60m, 3 tornillos, 4 friends, cintas expres, aros de cinta, mosquetones.

Dificultad: D- en las condiciones que lo encontramos nosotros. Varios resaltes de 70, uno de 80º y otro de 90º cortitos, esto puede variar muchísimo en función de la nieve que haya. Superados los dos primeros largos luego se porgresa por una pendiente en ensamble o con la cuerda recogida. A la salida del corredor hay que superar un tramo de III antes de la cima.


ITINERARIO:

Boca Sur Túnel de Vielha (1600m)- Contrafuerte Pic del Mig de la Tallada (1840m)- Inicio del Corredor Inserso (2300m)- Collado (2720m)- Pic del Mig de la Tallada (2752m)- Collado de la Tallada (2623m)- Bifurcación contrafuerte Pic del Mig de la Tallada (1840m)- Boca Sur túnel de Vielha (1600m).


ACTIVIDAD:

Los despertadores suenan a las 4.30. Estamos en casa de Julen y hemos quedado a las 5.30 en el parking a la salida de la Boca Sur del Túnel de Vielha con Seti y Gon.

Con las mochilas preparadas, un buen desayuno y ya espabilados salimos y, si ya las previsiones no pintaban bien desde el día anterior, imaginad la sensación de los 9ºC y niebla a las 5 de la mañana en Febrero en el Val d’aran… no pintaba nada bien.


Ya en el parking, con 3ºC, una niebla que no dejaba ver más de 2 metros y un viento fuerte nos bastó un pequeño claro en el cielo que nos permitió ver las estrellas para decidirnos, vamos a darle! Fort! Parecía que eran las estrellas que nos gritaban y animaban a emprezar, pero eramos nosotros.. teníamos que motivarnos! Así que con las mochilas cargadas empezamos a caminar, a medida que se iba despejando el cielo, por el sendero que nos llevaba hasta el contrafuerte.


Desde muy pronto se ve el impresionante Pic del Mig de la Tallada, el Feixant a su derecha. Todo el trayecto sequísimo hasta poco antes de empezar el contrafuerte, de ahí la decisión de dejar los esquís en el coche, menos peso para toda la subida y, para media pala que íbamos a poder bajar, acertadísima elección.

Tras algo menos de 3 horas ya estábamos en la base del corredor. Toca equiparse y echar unos piedra-papel-tijera de rigor para decidir, justamente, quien empieza. Y ahí estábamos, dos cordadas, una compuesta por Julen y Aitor y la otra, de tres, por Gon, Seti y yo mismo. Empieza la cordada de dos, que irán más ligeros. Es Aitor quien empieza y, para algo que parece “rápido”, pasa más de 1 hora. Desde llegar a la base tened en cuenta que hay que sacar cuerdas, arnés, cacharros, empezar uno, montar reunión, seguir el otro… Y eso, algo en lo que tenemos que mejorar si o si, pero eran las 10.00 y la segunda cordada aún no había empezado. -A ver chavales, tenemos que tomar una decisión. Objetivamente mucho más tarde no deberíamos salir porque se lía.- Dice Diego (Seti). -Vale, es verdad. Límite 10.15 está Gon en el primer largo, sino para abajo.- Digo yo decidido.




Con la decisión tomada, sorprendentemente Julen sube rápido y Gon está clavando el piolet a las 10.06, la fiesta sigue!


Es aquí cuando, por lo menos yo, pasé uno de los momentos más tensos de todo el día. Ahí abajo ya llevábamos algo más de una hora y nos habíamos quedado fríos. El lugar no es del todo cómo para estar debido a la pendiente y, cada uno que subía, tiraba infinidad de piedras, hielo, y cascadas de nieve que te duchan, literal. En una de estas, mientras trataba de recoger algo de cuerda que se había liado, no estaba muy protegido ni atento y me calló una bola de hielo bastante grande, o así la sentí yo, en el hombro, dándome entre el hombro y la clavícula. La sensación fue como de un calmante muy grande en el brazo, que no me esperaba, y dolor. Me caí de rodillas con la mala suerte de que tenía las cuerdas ahí y bloqueaba la ascensión de Gon. Y, ahí, en medio, Seti sin poder hacer mucho, ya que le aseguraba a Gon y no podía soltar la cuerda. A todo esto Gon no sabía lo que pasaba, ya estaba 40m arriba y ni veía ni oía. - ¿Estas bien, Borja? ¿Estás bien?- Mientras yo me quejaba mucho del hombro y no le respondía mucho, estaba a lo mío. -Tío, ¿qué te duele? ¿Dónde te ha dado?, necesito cuerda tío, ¿Estás bien?-. El hombro se me iba aliviando ya solo sentía el susto del golpe, consigo recuperarme, le doy cuerda y me planteo si seguir o no. No sé muy bien que me voy a encontrar, me duele el hombro, es tarde… Pero bueno, que leches, decido darle.


Por si el inicio no había sido accidentado, cuando Gon llega a la primera reunión y Seti, que le aseguraba, va a soltar el ATC, se le había atascado el mosquetón. Gon nos tiraba de la cuerda (él no nos escucha, no sabe lo que pasa y tira para asegurarnos). Pero nosotros no podemos seguir porque entre nosotros y Gon está el mosquetón atascado. -Suéltate el nudo Seti- le digo yo, -Pero cuidado de que no tire de la cuerda Gon que nos quedamos sin cuerda-. Al final conseguimos hacerlo y empiezo yo. Las sensaciones, para todo lo que había pasado, buenas! Muy divertido, chulo y emocionante. Ve Gon aparecer mi casco por el último resalte y me pregunta a ver que hostias hacíamos, y se lo explico todo. Minutos más tarde llega Seti, duchado de todo lo que había tirado yo (es inevitable). Y ya está, todo empezaba a ir rodado.


Según llega, y como íbamos un poco tarde, tira rápidamente Seti. Segundo y “último” largo complicado. Luego ya es todo una cuesta para arriba. Sube Seti, sin problemas, y después Gon y yo. De ahí, fácil, todo para arriba. Nos encontramos con Julen y Aitor ya arriba y nos chocamos, ya lo tenemos, Inserso fet! Recogemos cuerdas y de ahí un pequeño paso de III, cresteo y cima!




Encontramos el rápel enseguida, pero, de nuevo, somos 5 y no se hace rápido. Un solo rápel montado y de uno en uno para abajo, nos tiramos 1 hora para bajar esto. Una vez abajo tiro de la cuerda (yo era el último) para recogerla y no dejo de pensar “no te atasques, no te atasques”. Al principio cuesta, me ayuda Gon, son 120 metros de cuerda, y tiramos y tiramos y cuesta… Mierda como cuesta! Y, de repente, fluye, la cuerda baja! Que alegría…


De ahí ya solo queda bajar por una pala y vuelta por el mismo camino. Estos 4 son esquiadores natos, no conciben no deslizarse, así que de culo para abajo, bajamos en 2 min! Ya está hecho!

De vuelta al coche, por un camino fácil, todavía con luz – esto es raro porque siempre se nos hace de noche- volvemos comentando el día, satisfechos, dando la espalda ese imponente marco de corredores, canales y alpinismo guapo en pleno Pirineo.






0 vistas

© Borja Gonzalez. All rights reserved